El Puño

Cuando has atravesado una guerra, te has abierto paso entre la miseria, has visto caer a los que más querías, y aún así encuentras fuerzas para levantarte. Estás hecho del metal con el que se forjan los supervivientes. En los muelles o en la calle has de saber con quién puedes contar y con quien no, si eres listo sabrás que estás bastante más solo de lo que parece. El dinero envilece a todo el mundo y la falta de él hace estragos en el alma de las personas. Mucha gente piensa que la situación actual es un problema de razas, orcos, elfos, enanos, humanos… Todos se equivocan, siempre ha sido una cuestión de ricos y pobres. Nos han enseñado a mantener la cabeza agachada a no hacer preguntas y aceptar lo que se nos da, pero estamos hartos, hartos de ser los siervos, de ver cómo se llevan a nuestras mujeres o desaparecen nuestros amigos. Nuestra mano abierta, sin fuerza, cada uno por su lado sin pensar como uno, no consigue nada, por eso ha llegado la hora de cerrarla como un puño. 

Con la fuerza de un martillo hay que coger lo que se nos debe, las calles han de ser nuestras. Ningún hermano debe volver a estar arrodillado, nuestra ira entrará cual navaja en las entrañas de esta pocilga a la que orgullosamente llamamos Parvonna.

El Puño se mantiene unido con su fuerza de trabajo, controlamos a estibadores, mineros, comerciantes y granjeros. Cada uno de ellos aporta a la casa parte de su esfuerzo y con ello nos hacemos mas fuertes. Los que no pagan, están contra nosotros y son los traidores que impiden que la rueda gire. A ellos les decimos que el Puño no permitirá eslabones débiles en su cadena, estad preparados pues nuestra será la venganza.

La Custom and Fees cree tener el control del puerto, La Compañía se jacta de los barcos y capitanes que están bajo su protección. Pero son nuestros estibadores los que esquilman las mercancías, nuestros bastasu los que derivan parte de la carga a nuestros almacenes, los puertos son nuestros y así continuará siendo durante años.

Las bandas callejeras suelen encontrar acomodo de forma más fácil en el Puño, si bien no es fácil ganarte su confianza, y estudian con detenimiento a cada miembro antes de aceptarlo en el clan. De los cuatro clanes suele ser el acceso más fácil.  Un buen padrino siempre pondrá las cosas más de cara, y lo normal será que te pongan a prueba con una misión que requiera de todas tus habilidades y un montón de suerte. Esta gran influencia sobre las bandas, suele derivar en cierta complicidad con ellas, y suelen informar y aliarse preferiblemente con el Puño para ganarse su favor.

La guardia, lucha a diario manteniendo la paz en los muelles, ya que los miembros del Puño cuando formaban parte de alguna banda callejera, se han visto en problemas con la ley de la ciudad. Las rencillas y ajustes de cuentas entre ambos suelen ser frecuentes, aunque entre los mandos de ambos grupos se mantienen estrechos contactos. Algún guarda ha salido de los muelles e incluso se dice que un sargento era antes de los Garfios Oxidados. Esta contradicción suele acabar en, palizas por la mañana y cervezas juntos por la noche.

El Puño no tiene una organización tradicional por estratos, suele haber un líder con su mano derecha para darle consejos y un grupo de confianza que sale de aquellos que demuestran más lealtad o valía en sus acciones. Dentro del puño antiguos líderes de bandas conservan su estatus ayudando en la organización y crecimiento del grupo.

Cuando el líder del Puño, necesita reunir a su gente, estos suelen acudir por grupos o bandas, hermanados todos bajo el mismo clan.