Gobernación

El gobernador dirige la ciudad, una ciudad complicada, que requiere siempre de una mente ágil y abierta, dispuesta a encontrar soluciones de todo tipo. El honor, la rectitud y la ley muchas veces se pueden traducir, por rigidez, inflexibilidad y falta de miras. En Parvonna hace falta un tipo de gobierno diferente, que se asegure que al pueblo le llega lo que necesita, muchas veces sin pararse a mirar los detalles. Para ello el Gobernador  dispone de un equipo, las estrellas de Parvonna como muchas veces las menciona, recaudador, chambelán y notable, forman parte del cuerpo visible del gobierno. La parte que permanece oculta, tal vez ni exista.

La iglesia

Parvonna cuenta con una iglesia que rinde culto desde tiempo inmemorial a Mirale, como la hija predilecta de Dana, tiene lazos íntimos con el mar y las aguas, su madre  que es las montañas, los mares y alto cielo, le enseñó a su hija los secretos del agua. Y ese secreto ha permanecido en entre sus clérigos, que utilizan los susurros de las mareas para calmar fiebres y curar a los enfermos. Los clérigos de Mirale son devotos siervos que no dudan en utilizar la fuerza del mar para proteger su rebaño. Por ello no es extraño ver grupos de paladines guerreros integrar sus filas. Aunque repudian la guerra, entienden que a veces hay que luchar para protegerse, y si bien su combate es moderado y no gustan de utilizar armas cortantes, sus mazas son utilizadas con destreza y su simple visión intimida a sus adversarios.

En Parvonna hay un sacerdote de Mirale acompañado por cuatro paladines. Entre sus oraciones y rezos, esta iglesia trata de dar consuelo a las almas de los sufridos navegantes en su lucha eterna con el mar. Los paladines les cuentan las historias del vuelo de Mirale y como el Mar trajo paz a su corazón.

La guardia

Son duros, curtidos y muchos de ellos consideran que cobran un salario muy por debajo de su valía. La guardia se ocupa de Parvonna y Parvonna se ocupa de la guardia, este dicho popular encierra verdades que todos conocen en los bajos fondos. No les pongas en duda, no les cabrees y sobre todo trátales de vuestra merced. La guardia puede salvarte de más de un apuro, pero también puede meterte en más de un lio. 

Si buscas trabajo siempre andan buscando quien les ayude en algún trabajo peligroso, al fin y al cabo a ellos no les pagan lo suficiente para depende que cosas.

La guardia se divide en:

 Un Capitán de la guardia, El capitán representa al líder último de la guardia de Parvonna, es el que recibe instrucciones del Gobernador y se encarga de hacer cumplir la ley, coordina las guardias, rondas y equipos de investigación. Dirime cuando y donde se realizarán las ejecuciones, trabaja íntimamente con el juez y en ausencia de este es el Capitán el que imparte justicia.

Dos sargentos, los sargentos están justo a las órdenes de su superior, son duros y un reflejo despiadado del capitán. Sirven con lealtad sus órdenes y se manejan por la ciudad con experiencia.

Cuatro cabos, estos mandos intermedios, son los líderes de las escuadras que suelen hacer rondas por la ciudad.

Ocho guardias, la columna vertebral de la guardia. Equipados para mantener la paz en la ciudad, es un contacto que puede brindar información útil en cualquier situación.

Alguacil, por debajo del capitán, pero por encima de los sargentos, es el brazo ejecutor del aparato ejecutivo. Es el custodio de los prisioneros y el que se encarga de procesar a los prisioneros según su sentencia. También se encarga de realizar las labores de recaudar si el recaudador está ocupado.

Dos carceleros, son los ayudantes del alguacil, hacen cumplir sentencias y en el caso que el verdugo estuviese ausente, pueden hacer las labores de este.

Cuatro celdados, son la escolta del recaudador, están bajo las órdenes directas del Alguacil, han sido especialmente entrenados en labores de control de disturbios urbanos y de carcelaria. 

Un verdugo, respetado entre los guardias por su difícil labor, a este miembro de la guardia se le exige lo mínimo en cuanto a control de la población y persecución del crimen, realiza rondas como el resto y hace sus guardias, pero el capitán trata de no tensionar a uno de los miembros con la responsabilidad más difícil.